Enlaces a recursos sobre el AÑO LITÚRGICO en educarconjesus

Religión para pequeños


La clase de Religión, desde los momentos de la infancia, ilumina y enriquece a la sociedad, convirtiendo a su institución educativa en un gran pulmón de la humanidad que permite respirar con más fuerza y de manera más saludable, aun en tiempos en los que la atmósfera aparece enrarecida. La religión ofrece salud al sistema educativo al dotarlo de verdad. Permite que el niño se desarrolle en plenitud y aspire a lo natural y a lo sobrenatural, engrandeciendo sus aspiraciones y sus compromisos. Este sueño no es posible sin un aspecto sistemático que evite el oportunismo y la anarquía. La didáctica fundamenta esta acción educativa, ofreciendo a la vez teoría y práctica, que ayudan a reflexionar sobre la razón y el modo del trabajo en el aula con los más pequeños.

Autora: María Eugenia Gómez Sierra
Editorial PPC
ISBN 9788428825924
208 páginas
Precio 12 euros (papel) 5,49 (ebook)

La fe de una pagana Mt 15,21-28 (TOA20-17)



“A los extranjeros que se han dado al Señor para servirlo, para amar el nombre del Señor y ser sus servidores, que guardan el sábado sin profanarlo y perseveran en mi alianza: los traeré a mi Monte Santo, los alegraré en mi casa de oración”. Esa es la gran promesa de Dios que se encuentra en la tercera parte del libro de Isaías que hoy se proclama (Is 56,1.6-7).
Israel abre sus fronteras a un universalismo mesiánico que venía proponiéndose de antemano (cf. Is 45,14). También los paganos podrán participar de las bendiciones que Dios ha derramado sobre Israel, con tal de que acepten a su Dios y lo sirvan y practican las normas y los ritos de su pueblo.
Con el salmo responsorial hacemos nuestro ese deseo al cantar: “Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben” (Sal 66). También san Pablo reconoce que los paganos han obtenido la misericordia de Dios (Rom 11,29-32).

LA BÚSQUEDA Y EL GRITO
Sin embargo, en el evangelio de Mateo que hoy se proclama nos parece encontrar una negación de esa esperanza (Mt 15,21-28). Es verdad que Jesús ha dejado la tierra de Israel para retirarse a la región de Tiro y Sidón, habitada por paganos. Una mujer sale de aquellos lugares y se dirige a él gritando:
• “Ten compasión de mí, Señor, Hijo de David”. Resulta muy sorprendente que una mujer extranjera y pagana implore la misericordia de Jesús, llamándolo con un título mesiánico.
• “Mi hija tiene un demonio muy malo”. Nos conmueve descubrir en esta mujer tanto la preocupación maternal por su hija enferma como la fe que la lleva a acercarse con su invocación hasta Jesús.
El silencio inicial de Jesús y la imagen tradicional de los “perros”, que él suaviza con el diminutivo, no hacen más que excitar aún más la fe de esta mujer.  Como ha dicho el papa Francisco, “la petición de la mujer cananea es el grito de toda persona que busca amor, acogida y amistad con Cristo” (17.8.2014).

EL LAMENTO Y LA FE
Esa petición de la mujer extranjera fue atendida por Jesús. Con ella se hacía realidad la profecía de la universalidad de la salvación. Es como si aquel ruego hubiera anticipado la hora de la extensión del mensaje y la obra de Jesús a todos los pueblos.
• “Mujer, qué grande es tu fe”. Ante un centurión romano y pagano y ante una mujer cananea y pagana, Jesús reconoce que la fe no es patrimonio exclusivo de las gentes de Israel. Dios ha sido generoso al extender por la tierra el don de la fe.
• “Que se cumpla lo que deseas”. A veces creemos que hacen falta milagros para que brote la fe. Jesús nos hace ver que es la fe que hace botar los milagros en cualquier lugar que se presente. Dios extiende su compasión a quienes creen en él.

Pensamientos





Enredados

Internet y las redes sociales han generado un contraste generacional entre los adolescentes, capaces de adaptarse a ellas de manera intuitiva, y los adultos, cuyo aprendizaje resulta más difícil. De este contraste se ocupa este libro. La autora analiza cómo es la familia hoy, cómo ha evolucionado y diversificado, y cómo son los adolescentes de hoy, deteniéndose en los aspectos cognitivos y sociales más relevantes a los que se enfrentan. A continuación trata cómo son Internet y las redes sociales, cuáles son los riesgos a los que se exponen los menores en este entorno y los problemas y conflictos más comunes en los hogares a consecuencia de la irrupción de estas tecnologías. Finalmente, expone algunas estrategias educativas útiles para abordar estos conflictos y propone la programación de una escuela taller sobre las redes sociales e Internet, destinada tanto a padres como a adolescentes.



Autor Margarita Martín
Editorial San Pablo
ISBN 9788428552288
104 páginas
Precio 12 euros

Tormenta y confianza Mt 14,22-33 (TOA19-17)


“Sal y aguarda al Señor en el monte, que el Señor va a pasar”. Ese es el mensaje que se dirige al profeta Elías, refugiado en el monte Horeb. La amenaza de la reina Jezabel lo ha obligado a ocultarse. Y el miedo parece haberse apoderado de él. Desearía tener la certeza de que lo protege el Dios a quien ha defendido ante los derviches de Baal

Pero Dios no está en el viento huracanado, ni en el terremoto ni en el fuego. El Señor se hace presente en el susurro de la brisa. Esa presencia de Dios le dará fuerza para recorrer el camino de vuelta, para denunciar la prepotencia y la corrupción de la reina y anunciar el proyecto de Dios sobre su pueblo (cf. 1Re 9-13).

También nosotros esperamos que el Señor nos muestre su misericordia. En ello está nuestra salvación, como vamos a cantar con el salmo responsorial. “Su misericordia y su fidelidad se encuentran” (Sal  84,11).



EL TEMOR Y LA CONFIANZA

La oración del profeta Elías en el monte anticipa para nosotros la oración de Jesús en otro monte. Ambos se encuentran con Dios en la soledad. Mientras tanto, los discípulos de Jesús se sienten amenazados por el agua y por el viento. A la oración de Jesús se contrapone el miedo de los suyos. Pero la presencia del Señor los alienta.

• “¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!” Jesús no ignora la angustia y el temor de sus discípulos. Está cerca de los que lo han dejado todo para seguirle. Ellos nunca deberían dudar de la fidelidad de su Maestro.

• “¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!” Ahora, como entonces, imaginamos fantasmas que nos roban la paz. En lugar de calmarnos, solamente añaden terror a nuestras preocupaciones ordinarias.

• “¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!” Los dioses antiguos atemorizaban a los hombres. El Dios vivo nos exhorta continuamente a superar el temor y a vivir en paz y en confianza.



EL MIEDO Y LA FE

El evangelio nos recuerda la osadía de Simón Pedro. No está mal pretender seguir al Señor sobre las aguas movedizas. El peligro está en confiar en nosotros mismos más que en él. Menos mal que el Señor nos devuelve la calma y la fe para exclamar:

• “Realmente eres Hijo de Dios”. Solamente su presencia hará que cesen las tormentas que amenazan nuestro trabajo. 

• “Realmente eres Hijo de Dios”. Solamente su cercanía nos hará descubrir que nuestros miedos pueden ser superados por la fe.

• “Realmente eres Hijo de Dios”.  Solamente esa fe nos llevará a reconocer  y a proclamar a Jesús como el Hijo de Dios que nos trae la salvación.

Claves para saborear la vida

El ser humano tiene experiencia de su propia intimidad en la medida en que se abre a ella. Este libro relata este proceso con sencillez y sabiduría y ofrece meditaciones que provocan al lector para no dejarle indiferente, acompañándole en una búsqueda permanente para ser «actor» de su propia vida y vivirla realmente en primera persona. Desde tres perspectivas diferentes (uno mismo, los demás y lo espiritual) seremos capaces de profundizar en nuestra intimidad, afrontándola como rasgo inequívoco de plenitud, autenticidad y libertad para llegar a ser más felices. «Un libro necesario que invita a la reflexión y al abandono, a ese fluir que tanto anhelamos» (Pablo D'Ors).

Autor José Chamorro
Editorial San Pablo
ISBN 9788428553407
320 páginas
Precio 15,90 euros

Transfiguración Mt 17,1-9 (TOA18-17)


“Vi venir una especie de hijo de hombre entre las nubes del cielo. Avanzó hasta el anciano y llegó a su presencia. A él se le dio poder, honor y reino Y todos los pueblos, naciones y lenguas lo sirvieron. Su poder es un poder eterno, no cesará. Su reino no acabará”. Es bien conocida esa visión del libro de Daniel, que se lee en esta domingo, fiesta de la Transfiguración de Jesús (Dan 7,13-14).

 El poder y la gloria recibidos del Padre se mencionan también en el texto  de la segunda lectura de este día (2Pe 1,16-19).

En esta fiesta recordamos un hermoso texto de san Bernardo: “Fíjate primeramente en aquel monte donde subió con Pedro, Santiago y Juan: allí se transfiguró delante de ellos; su rostro brillaba como el sol y sus vestidos se volvieron tan blancos como la nieve (Mt 17,2). Es la gloria de la resurrección, que contemplamos en la montaña de la esperanza. ¿Por qué subió para transfigurarse, sino para enseñarnos a nosotros a elevar nuestro pensamiento a la gloria que va a revelarse reflejada en nosotros? (Rom 8,18)”.



LA LUZ Y LA SOMBRA

Hemos meditado muchas veces el misterio de a Transfiguración del Señor en el monte. Y lo hemos imaginado tal vez teniendo ante los ojos el cuadro de Rafael que preside la Pinacoteca Vaticana.

Hoy leemos el relato tomado del evangelio según san Mateo (Mt 17,1-9), y nos detenemos especialmente en un contraste que el texto parece subrayar:.

• El rostro de Jesús resplandecía como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. Efectivamente, en Jesús se manifiesta la gloria de la divinidad. El sol ilumina, pero no podemos fijar nuestros ojos en él. Así es Jesús. Su luz hace resplandeciente lo que toca. Nos ilumina, pero nunca podremos apropiarnos de ese resplandor suyo que nos ciega.

• Por otra parte, los apóstoles elegidos por Jesús están cubiertos con la sombra de una nube luminosa. El texto parece subrayar esa aparente contradicción. La nube que envuelve a Pedro, Santiago y Juan no deja de ser luminosa. Sin embargo, en presencia de Aquel que es la luz, sus seguidores están sumergidos en la sombra. Siempre habrá mucho que iluminar en nuestra tiniebla.



LA LEY Y LOS PROFETAS

Finalmente, a pesar de la sombra que los rodea y de su propio aturdimiento, los discípulos logran ver algo. Pero no vieron a nadie más que a Jesús solo.

• Moisés y Elías representaban la Ley y los profetas de Israel. Atestiguaban la humanidad y la divinidad de Jesucristo. Pero eran sólo eso: precursores y testigos. Ante la gloria de Jesús, lo anterior no pierde su valor, pero encuentra en él su sentido. 

• Pedro se muestra atento a los orígenes de su fe. Desearías ser acogedor con respecto a la lay y los profetas. Quiere preparar para ellos una tienda. Pero no la necesitan. Su misión se ha cumplido. Y Jesús, tampoco va a permanecer en el monte de su gloria. Ha de bajar al valle para encaminarse a su pasión.

Family Chef

Family Chef es un práctico cuaderno que ofrece, a modo de "recetario" motivador y fácil de elaborar, actividades concretas para ayudar a las familias cristianas a vivir en sus hogares la oración en común. Busca implicar tanto a padres como a hijos en la práctica de la oración, ofreciendo unos materiales muy precisos y que parten de la propia experiencia de fe de varias familias de la Archidiócesis de Toledo que han redactado estas recetas para orar y saborear la oración en casa mes a mes.

Autor Varios Autores
Editorial San Pablo
ISBN 9788428546102
112 páginas
Precio 11,50 euros

TDAH ¿trastorno o moda?

¿El TDAH es una moda, producto de la globalización, o estamos ante un trastorno que limita el rendimiento académico y las relaciones sociales de los niños? ¿Realmente requiere medicación y especialistas que los traten? ¿Existen secuelas a largo plazo? ¿Tiene cura? ¿Tienen los padres y madres parte de responsabilidad del TDAH de sus hijos? Este libro nace a modo de reflexión tras veinte años de experiencia docente, para intentar dar respuesta a estas y a otras muchas preguntas que pueden surgir cuando diagnostican a un niño con TDAH. Ahora bien, el análisis que se hace pone de manifiesto que no todos los TDAH lo son y que debemos tomar conciencia de lo que realmente significa educar, desde muy temprana edad, para evitar este tipo de trastornos. El objetivo es que el lector compruebe que el desarrollo del TDAH puede depender de la manera en que apliquemos los parámetros de las teorías sobre la inteligencia emocional a la hora de educar a nuestros hijos.


Autor Beatriz Serrano Garrido
Editorial San Pablo
ISBN 9788428546638
328páginas
Precio 15,50 euros

Me cubre tu Gracia (Kike Pavón y Melissa Janet)



Letra:
Si veo tus ojos no dudo de lo que me traiga el futuro, si estas a mi lado camino confiado
En un mundo lleno de voces, en un mundo frio y sin nortes , si escucho tu voz no tengo temor
Por muy oscura que la noche éste
Y aunque todo se derrumbe tu nunca me dejarás

Y cada mañana, me cubre tu gracia
Me acompaña en cada paso tu amor
Me das esperanzas, proteges mi alma
Es en tus ojos donde encuentro quien soy
Eres mi canción, eres mi pastor, mi Dios

Cuando me enfrento a la prueba y el viento mi fe tambalea
Tú estás en mi barca
Se que nada me falta


Y aunque parezca que nada tiene sentido
Se que tú estarás conmigo
Con tu bien, con tu misericordia y con tu abrigo
Por muy oscura que la noche éste
Y aunque todo se derrumbe tu nunca me dejarás

Y cada mañana, me cubre tu gracia
Me acompaña en cada paso tu amor
Me das esperanzas, proteges mi alma
Es en tus ojos donde encuentro quien soy
Eres mi canción, eres mi pastor, mi Dios

No temeré, tu estás conmigo tu estas conmigo
Descansare, tú estas conmigo tu estas conmigo

Eres mi padre, confiare...
Cada mañana, me cubre tu gracia
Me acompaña en cada paso tu amor
Me das esperanzas, proteges mi alma
Es en tus ojos donde encuentro quien soy
Eres mi canción, eres mi pastor, mi Dios

La sabiduría Mt 13,44-52 (TOA17-17)


“Te concedo un corazón sabio e inteligente, como no lo ha habido antes ni surgirá otro igual después de ti” (1Re 3,12). Así responde el Señor a la oración de Salomón. El joven rey, sucesor de David,  solo le había pedido un corazón  dócil para gobernar a su pueblo, para discernir el mal  y el bien. Eso le bastaba.

Y al Señor le había agradado que Salomón no pidiera una larga vida para sí mismo ni una corta vida para sus enemigos. El rey había pedido sabiduría y discernimiento para poder reconocer el sentido profundo de la vida: la suya y la de su pueblo. Un corazón sabio equivale a una conciencia recta. Ese es un gran ideal humano  y un gran don divino.

Haciendo nuestro el talante de Salomón, proclamamos con el salmista: “¡Cuánto amo tu voluntad, Señor!” (Sal 118). San Pablo nos dice que “a los que aman a Dios todo les sirve para el bien” (Rom 8,28). Y esa es también nuestra experiencia.  



LA MEJOR OPCIÓN

Se podría decir que el lema de este domingo 17º del Tiempo Ordinario es que “la mejor opción es obrar según el plan de Dios”. La felicidad está en acertar en la opción fundamental de nuestra vida. Pues bien, esa gran verdad Jesús la expone en tres parábolas (Mt 13, 44-52).  

• La primera nos presenta a un jornalero o tal vez un caminante. En un campo encuentra un tesoro oculto. Lo esconde de nuevo, y lleno de alegría vende todo lo que tiene y con el dinero conseguido compra el campo aquel. Su desprendimiento es una ganancia.

• La segunda imagina a un comerciante de perlas finas. Un día encuentra una de gran valor. También él vende todo lo que tiene para poder comprar aquella perla. No desprecia lo que tiene, sino que aprecia de verdad lo que siempre ha ido buscando.

• La tercera parábola evoca la red que los pescadores arrojan al mar. Es cierto que recoge toda clase de peces. Pero en un segundo momento, los pescadores los seleccionan cuidadosamente. Reúnen los buenos en cestos y los malos los tiran.

Las tres imágenes representan el reino de Dios. Las tres subrayan su valor. Y sugieren la necesidad de establecer una recta jerarquía de valores. Hay que valorar lo que realmente vale.



LA ESCUCHA Y LA ACCIÓN

Todo el discurso de las parábolas se cierra con una pregunta que Jesús dirige a sus discípulos: “¿Habéis entendido todo esto?”  (Mt 13,51).  Como en tantas otras ocasiones, esta pregunta de Jesús nos interpela también a nosotros.

• “¿Habéis entendido todo esto?”  Es preciso oír y escuchar atentamente la palabra del Señor. En ella encontramos no tanto la erudición como la sabiduría.

• “¿Habéis entendido todo esto?” No basta con escuchar. Es necesario entender y aceptar el mensaje de salvación que la palabra evangélica contiene para cada uno de nosotros. 

• “¿Habéis entendido todo esto?” Y finalmente, es obligado reflexionar sobre el mensaje de Jesucristo para poder anunciarlo con verdad y dar testimonio de él con nuestra vida.